El viernes pasado nos armamos de valor e hicimos una excursión a un centro de jardinería para hacer crecer la pequeña colección de plantas aromáticas que tenemos en el estudio. Ahora ya tenemos menta, perejil (llano y rizado), romero, tomillo, albahaca y salvia para condimentar los platos y darles un toque herbal. Aprovechando que teníamos que transplantar las plantas acabadas de adquirir a un tiesto más grande, decidimos disparar unas cuantas fotos para añadir a nuestro portfolio en las diversas agencias de microstock con que colaboramos.

Hicimos las fotografías en una localización exterior hacia media mañana, y utilizando únicamente la luz natural. El cielo estaba nublado, hecho que tamizó la dureza excesiva de la luz solar y dio a la escena una iluminación general mucho más suave y difusa. Ya veis que esta vez no hemos adjuntado ni tan solo un esquema de iluminación porque con el sol ya tuvimos suficiente para dar luz a la escena.

Para hacerlas, utilizamos tanto nuestro objetivo 85mm como el 100mm macro, por la capacidad que tienen ambos de disparar con diafragmas muy abiertos que dan como resultado profundidades de campo muy reducidas. Lso pequeños carteles que dan nombre a las plantas los hicimos a mano, con una pequeña imprenta casera que corre por el estudio.

Para acompañar toda esta atmosfera “moderna” que queríamos transmitir con estas imágenes, les hemos dado un procesado bastante contrastado, con un poco de viñeteado para oscurecer los márgenes de las imágenes.

¡Esperamos que os haya gustado esta sesión tan aromática!

¡Hasta pronto!