Hoy queremos explicaros cómo realizamos, hace unos días, una sesión de fotos un poco experimental, de la cual quizás hayáis visto alguna muestra en nuestras redes sociales. Nuestra intención era retratar en una serie diferentes tipos de pasta para ilustrar la riqueza de formas y texturas que presenta este alimento. Para dar un toque de originalidad y no limitarnos a la típica foto sobre fondo blanco, decidimos fotografiar la pasta en un plano cenital sobre un fondo amarillo, del mismo color aproximadamente que el alimento, para que el contrate de color entre la figura y el fondo fuese mínimo.

Para realizar la sesión apostamos por un esquema de iluminación muy sencillo. Se trata de un soo flash colocado a un lateral de la imagen, un poco más arriba de la altura de la mesa que nos sirvió como base. La luz de este flash pasa a través de una softbox de 60cm x  60cm y de un difusor que mide 1’5m, como podéis ver en este esquema:

Disparamos las fotografías con un objetivo 35mm y trabajamos con diafragmas intermedios (f8) para asegurarnos tener una profundidad de campo suficiente para tener enfocadas todas las piezas de pasta.

Finalmente, y para dar una vuelta más a la idea de representar la belleza de las formas de la pasta, jugamos un poco a crear tramas con las formas geométricas de las piezas, hecho que da un toque pop a la serie.

Aquí podéis ver la resta de fotografías que integran la serie, en nuestro portfolio de una de las agencias de microstock con las que colaboramos. Esperamos que os haya dido útil y que podáis aprovechar estas ideas que os hemos explicado.

¡Buen provecho!