Navegando por Pinterest nos damos cuenta de que desde hace un tiempo, cada vez es más común encontrar fotografías de comida tomadas en plano cenital, es decir, desde arriba. Los planos cenitales generalmente transmiten naturalidad y son una buena manera de captar ambientes, más que retratar en detalle los alimentos. A nosotros nos gustan mucho, de manera que hoy os dejamos los ingredientes para un buen plano cenital:

1. La comida

¡Es la estrella de la imagen! Por muy obvio que pueda parecer, antes de ponernos a montar nuestro plano cenital tenemos que reflexionar sobre la idoneidad de este tipo de plano para la comida que queremos fotografiar. Es decir, funcionará especialmente bien en platos o elaboraciones donde los elementos estén dispuestos a lo largo del eje horizontal y no apilados o dispuestos de forma vertical. Como ejemplo, por lo general un plano cenital funcionará mejor con una paella que con un layer cake, donde el contraste de texturas y colores se encuentra entre las diferentes capas verticales de la elaboración.

2. La iluminación

Ya sabéis que la iluminación es el alma de la fotografía y es necesario que le dediquemos mucha atención. En el caso de los planos cenitales, nosotros generalmente optamos por iluminaciones bastante contastadas, que puedan generar sobras sobre la superfície y los alimentos, que nos ayuden a entender su volumen y texturas. Es decir, nosotros usaríamos fuentes de luz de tamaño más bien reducido, quizás un poco más duras de las que usaríamos en otro tipo de fotografías.

3. Los props

Cuando hablamos de props, nos solemos referir a los elementos de estilismo que acompañan la comida. En el caso de un plano cenital, debemos estar atentos a las alturas de los props ya que la profundidad de campo puede provocar un desenfoque en alguna de las alturas del elemento que dificulte la lectura de la imagen.

4. El ambiente

En un plano cenital normalmente nos alejamos más de la comida que si tomáramos una fotografía de la misma elaboración desde otro punto de vista. Este hecho permite que puedan entrar en la composición más elementos que nos ayuden a crear la atmósfera que queremos. Si queremos transmitir la idea de que la imagen es una instantánea, además, podemos añadir manos, o personas interactuando con los alimentos, que nos ayudarán a dar dinamismo a la imagen.

5. El equipo

El único equipo imprescindible para tomar una fotografía en plano cenital es una cámara. Nosotros siempre recomendamos trabajar con trípode, pero la mayoría de ellos nos permiten desplazar la columna central. Este contratiempo se puede solucionar con una barra que acoplaremos al trípode y que nos permitirá sostener la cámara con el objetivo dirigido hacia abajo. Este modelo, por ejemplo, sería de mucha utilidad.

¡Y si necesitáis un poco de inspiración, en nuestro Pinterest tenemos un tablero dedicado únicamente a este tipo de planos!